Miles de millones de moscas no pueden equivocarse.

mosca

 

Y es cierto. Pero tú no eres una mosca.

Entonces por qué insistes en alimentarte de pensamientos malolientes?

Asume la responsabilidad de tus pensamientos y emociones.

Los más sublime es ser feliz, no es ganar a nadie ni tener la razón sobre nada.

Los más sublime es contemplar el regalo de la vida en cada instante de nuestra aparente existencia. Pureza, sabiduría y sencillez tendrían que ser las luces que elegimos para iluminar en silencio nuestro camino cotidiano interior y exterior.

A través del pensamiento consciente, de la meditación y de la práctica compasiva podemos integrar nuestro día a día con un más alto nivel de conciencia. Lo podemos lograr, en casa como en las empresas.

El hombre que en su actuación encuentra el silencio, y que ve que el silencio es actuación, ese hombre en verdad ve la luz, y en todas sus obras encuentra la paz. (Bhagavad Gita, 4-18)

Deseo compartir contigo un ejercicio que hago por la noche. Cuando estás en la cama, mirando hacia arriba, mirando el techo oscuro, pues con los ojos bien abiertos sondea las profundidades de aquella oscuridad, de aquel negro espacial. Al principio no verás nada y naturalmente tus ojos tendrán a cerrarse. Tú mantén los ojos bien abiertos. Poco a poco verás tomar forma en aquel “vacío” unos dibujos. Más tardes aquellos dibujos empezarán a moverse. Y podrás ver luces y colores deslumbrantes, como en una verdadera película.

Es un primer contacto con otro estado de conciencia, otro nivel de intuición.

Siempre más directores de RRHH son conscientes de cómo -por ejemplo- una pequeña sala de meditación puede generar un ambiente laboral excelente y contribuye a crear una red emocional limpia y sana. De la misma forma que la siguiente imagen nos inspira más que la de arriba. Quieres saber más sobre ¿cómo aprender a meditar?, ¿cómo montar un espacio de meditación en tus oficinas?, ¿cómo generar serenidad en tu entorno?

 

blue_mountain_butterfly copy_zpsaibyntuz