No será mañana.

sushisocks

 

(Para leer este artículo aconsejo escuchar esta música de los Sigur Rós , apagar el móvil, sonreír desde el centro del corazón, respirar hondo y profundamente inhalando confianza y soltando miedos)

Los que tenemos fecha de caducidad tenemos una fuerte predisposición a vivir la vida con más fuerza, más atrevimiento, menos miedos, menos límites mentales, más alegría, más ganas de amar.

Así que

No será mañana cuando me atreve a agacharme en frente de una persona sin hogar, para abrazarla y decirle que le deseo estar conectada con la Fuente y con todos los demás seres humanos (y animales y vegetales y minerales, por supuesto).

Será hoy.

No será mañana cuando les diga a las personas que amo que las amo con toda mi fuerza, con todo mi Ser, cuando les diga que cada día para mi es un Regalo y que estoy profundamente agradecido por lo que puedo vivir en esta experiencia que llamo Vida.

Será hoy.

No será mañana cuando aprenda la infinita Felicidad que se siente en el acto de Dar y en el acto de Compartir. Sin querer nada a cambio. Porque el nada en realidad es Todo. Porque cuando doy estoy recibiendo una respuesta del Universo. Que yo soy el Universo. Que mi existencia tiene un Sentido cuando se entrega y es compartida.

Será hoy.

No será mañana cuando les diga a mis padres que les estoy enormemente agradecido por haberme hecho hueco en sus vidas, por haberme amado, por haberme permitido equivocarme y crecer, por haberme dado un nombre y que este nombre me gustara por lo que quiere decir (los nombres tienen poder, y sí.)

Será hoy.

No será mañana cuando le diga a mi hija que le agradezco haberme elegido como padre. Porque el día que nació me apuntó a un Master que dura una vida, que es maravilloso y que me enseña lo que puedo ser y como puedo estar en esta vida.

Será hoy.

No será mañana cuando me ponga estos fantásticos calcetines sushi que Xavi me ha traído de Japón. Los pondré en cada charla y conferencia y taller y los enseñaré. Porque cuando una persona piensa en nosotros significa que vivimos en ella y en su vida. Y esto es un regalo que hay que compartir.

Será hoy.

Los que tenemos fecha de caducidad. Somos todos. Estamos sólo pasando por aquí. No sabemos cuando se acabará la fiesta y tendremos que devolver este vestido para volver a casa. Así que no será mañana cuando tenga ganas de vivir.

Será hoy.

 

sushisocks