Zona de plancha. Teoría y Técnica (para empresas)

iron 10

A los nuevos machos

y a los que se están convirtiendo a la nueva masculinidad.

Y -por supuesto- a sus parejas (mujeres y hombres).

 

Verdad que si vemos la foto de una plancha la asociación directa es con el sexo femenino? Cuando era

pequeño no ví nunca mi padre planchándose las camisas. Cuando no estaba viajando por el mundo, volvía del trabajo casi siempre tarde -a menudo mi madre y yo habíamos ya cenado-, se sacaba la corbata y la americana, cenaba, se chupaba un poco de televisión y luego se ponía a leer un libro. Era mi madre quien, después de trabajar, volvía a casa, limpiaba, cocinaba, arreglaba la casa, planchaba. Cosas de mujeres, no es así? Cosas de las mujeres de una vez que al final hacían dos trabajos. Las cosas de casa -debe de estar en la Biblia, imagino- les correspondían a ellas.iron 5

Por suerte las cosas han cambiado bastante. Los hombres (solteros, viudos, separados con o sin hijos, en paro o en casa con la madre enferma) hemos aprendido a cuidar del hogar donde vivimos. Hemos aprendido a abrir una nevera no solamente para sacar una cerveza, sino para averiguar lo que falta para comprar, hemos aprendido a limpiar la cocina mientras estamos cocinando, sabemos cómo funcionan la lavavajillas y la lavadora, sabemos que es el mocho que va en el cubo y no la aspiradora eléctrica. Y entre tantas nuevas increíbles tareas que manejamos con total maestría y que nos hacen mejores personas (en serio, ahora), hemos aprendido a planchar cómo Dios manda! Tal vez no todos, pero conozco a varios hombres (de nueva masculinidad, así es) para los cuales planchar es un espacio personal para meditar, sintonizarse con el Universo, apagar el móvil e inundarse en un océano de deliciosa música y pensamientos místicos. Yo pertenezco a este grupo de nuevos machos amantes del agua oxigenada perfumada y de los pliegues inmaculados.

iron 2Puedes imaginar lo que supone planchar tan sólo véinte-trenta minutos? Relaja, proporciona un estado mental de abertura, el hecho de estar centrados en hacer una cosa sola me lleva a invitarte a leer Focus, el mítico ensayo de Goleman, sobretodo si te cuesta mantener el foco en lo que haces. El foco es la clave de la excelencia. Lo escribía también Sant Agustí hace poco más de 1600 años, que es muy importante poner nuestra atención en lo que estamos haciendo y nada más, ya que pasado y futuro no existen (el tiempo es extensión del alma). Planchar puede volverse cómo un mantra. Cómo correr. O hacer el gancho.

Planchar puede volverse cómo un mantra.

Por ser un acto que reduce el tiempo imaginario al puro tiempo percibido (el presente, el ahora), tiene cómo consecuencia directa ablandar el sistema de defensa del Ego, lo cual supone no generar etiquetas, no criticar, debilitar el enfado (que es la respuesta anestésica al dolor).

 

Entonces ¿cual es mi propuesta para las empresas (pero también para algunas parejas)?

iron5Crear un espacio -llamado Zona de Plancha- con dos mesas de planchar, dos planchas y unas varias camisas blancas bien arrugadas. Este espacio está pensado para volver a estar centrados. Quien está enfadado no está centrado. Hombre o mujer que sea, es lo mismo. Entonces cuando dos personas no logran encontrar un acuerdo, van en silencio a la Zona de Plancha. Allí no se habla. Allí hay un reloj de arena, cómo en las saunas. En profundo y beato silencio interior, todo el mundo empieza a planchar. Nadie quiere tener la razón. Hay que planchar bien. Y más. Hay que dar lo mejor que uno pueda. Planchar cómo si de aquel acto dependiera el futuro de la humanidad. las dos personas puede que se miren. Probable que se sonrían. Planchar plancha el Ego. Plancha el Orgullo. Pone en orden la Persona.

Apuesto que planchar is the New Black, este año!