El método

Mi forma de trabajar es flexible, intuitiva, personal, no convencional. Lo que he aprendido procede en gran medida de mis vivencias personales y de la relación con las personas con las cuales he tenido el honor de trabajar: las personas que decidieron compartir conmigo parte de la última fase de sus vidas, sus familiares en duelo, todos aquellos que por una razón o por otra tomaron la decisión de cambiar sus vidas, de dar un salto alto y largo y que para eso pasaron por mi consulta para hacerlo juntos. Y sin duda he aprendido y aprendo de todos los excelentes profesionales con los cuales he colaborado y colaboro.

El Universo está lleno de sorpresas y alguna vez con tan solo un dedo podemos abrir aquella dimensión de infinitas posibilidades en la cual lo que creíamos imposible se hace real, a todos los niveles.

Sin embargo, para emprender aquel camino de exploración con la mejor actitud, con coraje y curiosidad, es importante averiguar quienes somos y que recursos tenemos a disposición.

 

Para acompañar utilizo varias herramientas: 

  • El trabajo con las emociones y la actitud 

  • La Integración Emocional Transpersonal (en continua fase de expansión y desarrollo) con el trabajo de limpieza emocional a través de los looping frames (muy buenos resultados en los casos de trauma)
  • La meditación, los movimientos hiperlentos, las nubecitas

  • Técnicas cuerpo-mente que he ido recibiendo y perfeccionando en el trabajo con las personas en fase final de su vida

  • La respiración consciente

  • El poderoso Pranic Healing.

 

Advertencia: he decidido trabajar con un número reducido de personas a la vez, lo que implica que solamente acepto trabajar con aquellas personas que tienen la seria y auténtica voluntad de transformar su vida, porque más allá de las sesiones semanales el cambio en la realidad se produce a través de un constante trabajo diario. Esto requiere un compromiso de hierro y una tenacidad sin precedentes.

 

Casos de éxito

 
 
Me siento afortunado por levantarme cada mañana y poder sonreír a la vida.
Me siento afortunado porqué en mi camino he encontrado Alberto, primero un gran amigo y luego un gran profesional. Ha sabido llevarme por mano y me ha ayudado a desarrollarme a nivel personal y vital. La luz la encontré yo pero él supo acompañarme adonde la pudiera ver.
A.C. 

En el agosto del 2016 perdí al cómplice de mi vida, mi mejor amigo, mi hermano. Fue por una banalidad, un cocktail mortal de drogas. Pero el destino quiso que en aquellos momentos encontrara a Alberto. No imaginaba que podría encontrar una persona como él en Barcelona, en un momento tan trágico para mi. Yo vivo en Italia, así que fue todavía más mágico encontrar en una ciudad desconocida, en unos momentos de profunda tristeza, una persona que hablara mi idioma y que me hablara directo al corazón. 
Dos meses después de la muerte de mi hermano decidí volver a Barcelona para enfrentarme a mis emociones y a mis miedos. Le pedí ayuda a Alberto, que me acogió con muchísimo entusiasmo. Trabajamos juntos una semana entera (el programa se llama Duelo y Estrellas), y fue mi renacimiento. Gracias a él he aprendido a enfrentarme a mis miedos, a las caídas, a las lágrimas. Me ha enseñado a apreciarme, a superar los sentidos de culpa y los remordimientos. Me ha transmitido muchísima energía positiva para empezar de nuevo. Recordar a mi hermano ya no me hace sufrir.
Recordar a mi hermano ahora libera una sonrisa y las ganas de vivir para mi y con él.
C.D.

 Acababa de pasar por un momento muy difícil de mi vida en el cual yo sentía que no valía nada en esta vida y que si era así, ¿porque había nacido yo? Pasé un año haciéndome esa misma pregunta repetidamente. Me pasaba los días metida en cama sin comer, sin hacer nada, hasta que llegó un día en el que por un simple mensaje, de la que era mi mejor amiga, hizo que me derrumbara completamente, nunca había sentido tal cantidad de dolor, me dolía tanto que literalmente no sentía nada, me encontraba vacía. No podía soportar aquello, así que me dañé a mí misma rascándome los nudillos contra la corteza de los árboles para poder sentir algo. A partir de allí poco a poco fui logrando salir de eso. Cuando acudí a Alberto ya había logrado salir de allí en gran parte, pero notaba que había una pequeña parte de mi que no lo había logrado aún. Fueron pasando las sesiones y dejé de pensar en que ojalá nunca me hubiera pasado aquello, ya que gracias a esa experiencia tan horrible yo conseguí cambiar, conseguí ser yo misma después de muchos años. Empecé a darme cuenta de que la vida no es tan mala como todo el mundo dice que es, la vida es maravillosa y hay que estar agradecidos de que estemos vivos. Ahora veo las cosas diferentes y si suceden cosas malas hay que aprender de ellas y dejar ir la parte que te cause dolor o rabia, ya que eso es algo que te perjudica solo a ti, no a los demás. Dejarás de pensar en el que dirán los demás de ti por hacer algo que a ti te apetezca hacer y empezarás a hacer todo aquello que quieras hacer y que nunca hiciste por ese miedo de “que pensarán de mí”.
I.M.

“Lo esencial  es invisible a los ojos”,  dice Antoine de Saint Exupéry en El Principito. Esta frase me conecta con el trabajo que estoy realizando con Alberto.  Practicando regularmente su técnica de meditación, lo esencial de uno mismo, nuestra  verdad se nos aparece, deja poco a poco de ser invisible...  Facilita una mayor consciencia de uno mismo, repercutiendo positivamente en nuestro  bienestar  y mejorando la relación con nuestro entorno.
M.G. 

"En mans de l’Alberto m’hi he posat vàries vegades i per diverses raons, que segurament ara no vénen al cas. Sí que voldria dir, però, que, cada cop que hi he acudit, en ell hi he trobat algú que m’escoltava i m’acompanyava. Escoltar sembla senzill, però no és fàcil trobar persones que ho sàpiguen fer sense més, sense jutjar-te, i que al mateix temps t’incitin a buidar-te, a anar més enllà del relat, per veure què hi ha darrera. Tampoc és senzill trobar qui sàpiga acompanyar, al costat, sense empentes o amb les justes, perquè el camí només és autèntic si és el teu, si el vius tu. Per fer aquest camí m’ha donat eines, moltes eines, eines que servien per al moment concret, per donar-te forces quan no en tenies, per donar-te seguretat quan te’n faltava, per donar-te serenor quan el caos et convertia en una baldufa... en la majoria de casos eines que després m’han servit per moltes més coses, algunes fins i tot s’han convertit en pràctiques quotidianes. Moltes gràcies, Alberto!"
C.V.A.

"Ha sido una experiencia de vida, de sabiduría emocional, desde donde ha vuelto el deseo de enfrentarme a nuevos retos tanto personales como profesionales. He ido de compras con un sabio zapatero a adquirir el mejor calzado para poder elegir y disfrutar mi propio camino. Gracias Alberto”
J.M.V.

“Alberto es un gran profesional que aporta un toque de humanidad y de conciencia a todos los proyectos en los que se involucra. Tiene la capacidad de transformar positivamente las organizaciones y las vidas de las personas, creando, desarrollando y liderando iniciativas con valores. Su asombrosa capacidad de comunicación y de empatía le permite resolver problemas y construir un mundo donde reinan la armonía, el respeto y el amor.”
A.D.

“Nunca olvidaré la primera sesión con Alberto. Tuve una visión lúcida y llena de significado. De algo muy ligado a mi personalidad y mientras tanto se fueron soltando nudos. Eso fue el principio del mayor cambio de mi vida y a partir de ese momento siempre he podido confiar en él en los momentos más difíciles. Alberto es para mí un gran aliado y un gran amigo.”
A.G.

“Alberto supo detectar con eficacia, analizar con precisión y buscar velozmente las herramientas adecuadas para que, tras un periodo de incertidumbre, yo pudiera volver a sentirme protagonista de mi vida.”
T.R. 

“Alberto es el mejor confidente, el que escucha y comprende. Un compañero incondicional mientras te descubres a ti mismo. Confía en las personas, en su capacidad para renacer y reinventarse.  Ve fuerza en la debilidad y estimula el poder de superación ante el fracaso. Contagia serenidad y calma en situaciones críticas e incluso, a veces, irreversibles. Sabe cómo disminuir obstáculos para alcanzar grandes metas.Junto a él puedes afrontar lo que parece imposible, porque sabe cómo extraer lo mejor de cada individuo. Alberto, sin duda, posee un don.
N.R.

“Empecé mi recorrido con Alberto hace unos años y no fue fácil tomar contacto con partes de mi misma que no quería aceptar. Tener a mi lado un profesional como él y una persona con un corazón tan grande ha sido fundamental para aprender a poder reconciliarme conmigo misma y a quererme.”
C.M.

“Con Alberto he experimentado sensaciones que recomiendo, para poder conseguir un estado mental equilibrado y en consecuencia también físico. Mis logros: equilibrio personal, creación de un ambiente energético positivo, mayor conocimiento de mi cuerpo para potenciar los órganos, mejorar las relaciones con las personas que me rodean. En resumen favorece para encontrar la felicidad.”
A.G.